Imprimir

Lectura de manifiesto y una charla-coloquio fueron otras actividades para expresar el rechazo a la violencia machista

Decenas de personas asistieron ayer en Torralba de Calatrava a los actos conmemorativos del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que fueron organizados por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento torralbeño.

Los actos comenzaron con un minuto de silencio en memoria de las víctimas mortales de esta lacra social que este año se ha cobrado la vida de 37 mujeres y 5 niños y niñas y ha dejado huérfanos a otros 24.

La alcaldesa torralbeña, María Antonia Álvaro, señaló que “la violencia de género representa el mayor fracaso de nuestra sociedad” y apuntó que “todos debemos condenar y combatir sin tapujos cualquier manifestación de violencia machista, sea cual sea”.

En este sentido, remarcó que “las mujeres que sufren la violencia de género no están solas y es importante hacerles llegar este mensaje para que puedan dar ese gran paso y dejar atrás el sufrimiento al que las está sometiendo su agresor”. 

Álvaro recordó que desde el año 2003, en España han sido asesinadas por sus parejas o exparejas 1.118 mujeres, “una cifra terrorífica e inadmisible”. Asimismo, finalizó deseando “que este día pronto deje de celebrarse, porque eso significará que habremos erradicado este serio problema” y aludiendo a la educación en igualdad como herramienta fundamental a la hora de eliminar la violencia de género.

A continuación, la concejal de Igualdad, Mónica Vázquez, dio lectura a un manifiesto en el que resaltó que “todos y todas debemos plantarle cara a la violencia machista que empobrece nuestra sociedad” y recordó que “los malos tratos no son un asunto privado, es un problema social que se combate con la tolerancia cero ante cualquier comportamiento machista o autoritario”.

La concejal incidió en que el Ayuntamiento de Torralba de Calatrava condena cualquier tipo de violencia contra la mujer y asume el compromiso de “luchar contra todo tipo de violencia, denunciando las agresiones, apoyando a las víctimas, no permaneciendo en silencio ante la violencia y transmitiendo a las generaciones futuras el respeto a la igualdad de mujeres y hombres”.

Vázquez también dio las gracias a la Policía Local de Torralba de Calatrava porque, aunque no pudieron asistir al acto, “desempeñan una gran labor en casos relacionados con violencia de género o con cualquier otro delito”.

Tras ello, tuvo lugar una actuación a cargo del Grupo de baile moderno de la Universidad Popular que ofrecieron una coreografía al ritmo de ‘Yo ya no puedo más’, de Lola Índigo.

La música abrió camino a la charla-coloquio ofrecida por el sargento de la Guardia Civil de Torralba de Calatrava, Manuel Pareja, quien insistió en la importancia de denunciar cualquier indicio de violencia de género que pueda estar sufriendo algún familiar, vecina o amiga, porque si no lo hacemos estaremos incumpliendo el deber de socorro. En este sentido, animó a llamar a la Guardia Civil o a la Policía Local sin ningún pudor, porque “con esa llamada pueden salvar una vida”.  

A continuación, la torralbeña Ana Eugenia Delgado, que sufrió en primera persona la violencia de género, recitó una poesía en la que narra los sentimientos que la abordaron durante el infierno que vivió y cómo decidió ponerle fin. ‘Ni golpes que duelan ni palabras que hieran’ es el título de este poema en el que la autora cuenta su vida “en la oscura profundidad del miedo”, cómo se convirtió en una marioneta y “sentía ser nadie”.

Para finalizar, todas las personas asistentes se trasladaron al Paseo del Cristo para colocar cintas moradas en las farolas donde podían leerse los nombres de todas y cada una de las mujeres que este año han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas, además de los nombres de los niños y niñas que también han sido asesinados como víctimas de la violencia de género.

Después, en la Plaza de la Villa que estos días está iluminada de color morado, se encendieron 37 velas rojas y 5 velas blancas en memoria de las víctimas de este 2021. Además, algunos vecinos colocaron en sus balcones y ventanas lazos morados para expresar su rechazo a la violencia de género y mostrar su apoyo a las víctimas.

Etiquetado como:

Igualdad